9 y que quisiera Dios quebrantarme; y que soltara su mano, y me despedazare