8 ¡Quién me diera que viniera mi petición, y que Dios me diera lo que espero