6 Mis días fueron más ligeros que la lanzadera del tejedor, y fenecieron sin esperanza