34 Porque donde está vuestro tesoro, allí también estará vuestro corazón