54 Y él, echados todos fuera, tomándola de la mano, clamó, diciendo: Muchacha, levántate