20 Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros