22 Y seréis aborrecidos de todos por mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo