24 El discípulo no es más que su maestro, ni el siervo más que su señor