16 Y he aquí, uno acercándose le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna