1 Y respondiendo Jesús, les volvió a hablar en parábolas, diciendo
2 El Reino de los cielos es semejante a un hombre rey, que hizo fiesta de bodas a su hijo
3 y envió sus siervos para que llamaran a los invitados a las bodas; pero no quisieron venir
4 Volvió a enviar otros siervos, diciendo: Decid a los llamados: He aquí, mi comida he aparejado, mis toros y animales engordados son muertos, y todo está preparado: venid a las bodas
5 Mas ellos sin hacer caso, se fueron, uno a su labranza y otro a sus negocios
6 Y otros, tomando a sus siervos, los afrentaron y los mataron
7 Y el rey, oyendo esto, se enojó y enviando sus ejércitos, destruyó a aquellos homicidas, y puso fuego a su ciudad
8 Entonces dice a sus siervos: Las bodas a la verdad están preparadas, mas los que eran llamados no eran dignos
9 Id pues a las salidas de los caminos, y llamad a las bodas a cuantos hallareis
10 Y saliendo los siervos por los caminos, juntaron a todos los que hallaron, malos y buenos; y las bodas fueron llenas de convidados
11 Y entró el rey para ver los convidados, y vio allí un hombre no vestido de vestido de boda
12 Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí no teniendo vestido de boda? Y a él se le cerró la boca
13 Entonces el rey dijo a los que servían: Atadlo de pies y de manos tomadle, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes
14 Porque muchos son llamados, y pocos escogidos
15 Entonces, idos los fariseos, consultaron cómo le tomarían en alguna palabra
16 Y envían a él los discípulos de ellos, con los de Herodes, diciendo: Maestro, sabemos que eres amador de verdad, y que enseñas con verdad el camino de Dios, y que no te curas de nadie, porque no tienes acepción de persona de hombres
17 Dinos pues, qué te parece: ¿Es lícito dar tributo a César, o no
18 Mas Jesús, entendida su malicia, les dice: ¿Por qué me tentáis, hipócritas
19 Mostradme la moneda del tributo. Y ellos le presentaron un denario
20 Entonces les dice: ¿De quién es esta imagen, y lo que está encima escrito
21 Ellos le dicen: De César. Y les dijo: Pagad pues a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios
22 Y oyendo esto, se maravillaron, y dejándole se fueron
23 Aquel día llegaron a él los saduceos, que dicen no haber resurrección, y le preguntaron
24 diciendo: Maestro, Moisés dijo: Si alguno muriere sin hijos, su hermano se case con su mujer, y despertará simiente a su hermano
25 Hubo pues, entre nosotros siete hermanos; y el primero tomó mujer, y murió; y no teniendo simiente, dejó su mujer a su hermano
26 De la misma manera también el segundo, y el tercero, hasta los siete
27 Y después de todos murió también la mujer
28 En la resurrección pues, ¿de cuál de los siete será ella mujer? Porque todos la tuvieron
29 Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis ignorando las Escrituras, y la potencia de Dios
30 Porque en la resurrección, ni los maridos tomarán mujeres, ni las mujeres maridos; porque son como los ángeles de Dios en el cielo
31 Y de la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído lo que es dicho de Dios a vosotros, que dice
32 YO SOY el Dios de Abraham y el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de los muertos, sino de los que viven
33 Y oyendo esto la multitud, estaba fuera de sí por su doctrina
34 Entonces los fariseos, oyendo que había cerrado la boca a los saduceos, se juntaron a una
35 Y preguntó uno de ellos, intérprete de la ley, tentándole y diciendo
36 Maestro, ¿cuál es el Mandamiento Grande en la ley
37 Y Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón y de toda tu alma y de toda tu mente
38 Este es el Primero y el Grande Mandamiento
39 Y el Segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo
40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas
41 Y estando juntos los fariseos, Jesús les preguntó
42 diciendo: ¿Qué os parece del Cristo? ¿De quién es Hijo? Le dicen ellos: De David
43 El les dice: ¿Pues cómo David en Espíritu le llama Señor, diciendo
44 Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra y entre tanto que pongo tus enemigos por estrado de tus pies
45 Pues si David le llama Señor, ¿cómo es su Hijo
46 Y nadie le podía responder palabra. Ni osó alguno desde aquel día preguntarle más