30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes