24 Por cuanto llamé, y no quisisteis; extendí mi mano, y no hubo quien escuchara