22 La bendición del SEÑOR es la que enriquece, y no añade tristeza con ella