24 Lo que el impío teme, eso le vendrá; mas Dios da a los justos lo que desean