23 Como escoria de plata echada sobre el tiesto, son los labios enardecidos y el corazón malo