10 Y he aquí, una mujer que le sale al encuentro con atavío de ramera, guardada de corazón