21 Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: Que el mal me es propio