12 Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne