82 Desfallecieron mis ojos por tu dicho, diciendo: ¿Cuándo me consolarás