83 Porque estoy como el odre al humo; mas no he olvidado tus estatutos