4 Muy hastiada está nuestra alma del escarnio de los que están en holgura; del menosprecio de los soberbios