5 No levantéis en alto vuestro cuerno; no habléis con soberbia