7 Porque Dios es el juez; a éste abate, y a aquel ensalza