4 Porque mil años delante de tus ojos, son como el día de ayer, que pasó, y como la vela de la noche