3 Vuelves al hombre hasta ser quebrantado, y dices: Convertíos, hijos de Adán