8 Por lo tanto, celebremos el festival, no con el viejo pan
de perversidad y maldad, sino con el nuevo pan
de sinceridad y verdad.