31 ¡Que los cielos se alegren, y la tierra se goce!
Digan a todas las naciones: «¡El Señor
reina!».