30 que toda la tierra tiemble delante de él.
El mundo permanece firme y no puede ser sacudido.