6 Luego puso varias guarniciones militares
en Damasco, la capital aramea, y los arameos se convirtieron en súbditos de David y le pagaban tributo. Así que el Señor
le daba la victoria a David dondequiera que iba.