27 Luego el Señor
le habló al ángel, quien envainó la espada.