28 Cuando David vio que el Señor
había contestado su oración ofreció sacrificios allí, en el campo de trillar de Arauna.