6 Como dicen las Escrituras:
«Pongo en Jerusalén
una piedra principal,
elegida para gran honra,
y todo el que confíe en él
jamás será deshonrado»
.