3 Ese mismo día, el hombre de Dios dio una señal para demostrar que su mensaje era verdadero y dijo: «El Señor
ha prometido dar una señal: este altar se partirá en dos, y sus cenizas se derramarán en el suelo».