22 —Aquí está su lanza, oh rey —dijo David—. Permita que uno de sus jóvenes venga por ella.