7 Como apóstoles de Cristo, sin duda teníamos el derecho de hacerles ciertas exigencias; sin embargo, fuimos como niños
entre ustedes. O bien, fuimos como una madre que alimenta y cuida a sus propios hijos.