29 Cuando todos los reinos vecinos oyeron que el Señor
mismo había luchado contra los enemigos de Israel, el temor de Dios se apoderó de ellos.