8 Así es, Lot era un hombre recto atormentado en su alma por la perversión que veía y oía a diario.