22 Desde entonces el agua quedó pura, tal como dijo Eliseo.