18 —¡Déjenlo en paz! —respondió Josías—, ¡no molesten sus huesos!
Por lo tanto, no quemaron sus huesos ni los del viejo profeta de Samaria.