39 Y el rey David,
ya resignado de la muerte de Amnón, anhelaba reencontrarse con su hijo Absalón.