11 A la mañana siguiente, la palabra del Señor
vino al profeta Gad, quien era el vidente de David, y le dio este mensaje: