23 De nuevo David le preguntó al Señor
qué debía hacer. «No los ataques de frente —le contestó el Señor
—. En cambio, rodéalos y, cerca de los álamos,
atácalos por la retaguardia.