8 El león ha rugido,
así que, ¿quién no tiene miedo?
El Señor
Soberano ha hablado,
así que, ¿quién puede negarse a proclamar su mensaje?