7 De hecho, el Señor
Soberano nunca hace nada
sin antes revelar sus planes a sus siervos, los profetas.