25 Después el rey Darío envió el siguiente mensaje a la gente de toda raza, nación y lengua en el mundo entero:
«¡Paz y prosperidad a todos ustedes!