23 Pero por ninguna razón consumas la sangre. Deberás derramarla sobre la tierra como si fuera agua.