12 El Señor
, sólo él, lo guió;
el pueblo no siguió a dioses ajenos.