18 Descuidaste la Roca que te engendró;
te olvidaste del Dios que te dio la vida.