18 Por la pereza se hunde el techo;
por el ocio gotea la casa.