4 El que es sabio piensa mucho en la muerte,
mientras que el necio sólo piensa en divertirse.